El secreto de Selena: la reveladora historia detrás de su trágica muerte

3.41 avg rating
( 192 ratings by Goodreads )
 
9780684831350: El secreto de Selena: la reveladora historia detrás de su trágica muerte

Edición 20 aniversario
Un retrato íntimo e investigativo del asesinato de la querida reina de la música tejana, Selena Quintanilla Pérez, escrito por la galardonada periodista María Celeste Arrarás. Ahora, con un nuevo introducción y epílogo por la vigésima edición de aniversario

No hay duda de que Yolanda Saldívar disparó la bala que mató a Selena el 31 de Marzo de 1995, pero ¿alguien sabe lo que realmente sucedió en la habitación 158 del hotel Days Inn, momentos antes de que el crimen se llevara a cabo? María Celeste Arrarás tiene muchas respuestas. Su cobertura de la muerte, el juicio y el drama detrás de la tragedia la convirtió en la experta indiscutible del caso de Selena. Arrarás comparte detalles de primera mano sobre el crimen y las personas involucradas. Incluyendo la polémica entrevista en la cárcel con Yolanda, que en repetidas ocasiones habló sobre “el secreto de Selena”, una insólita información que Saldívar mantuvo oculta durante y después del juicio pero que sí le reveló a Arrarás. Muchas preguntas quedaron sin respuesta hasta la publicación de la citada entrevista. ¿Por qué hubo una maleta llena de ropa de Selena en la escena del crimen? ¿Cuál fue el significado del anillo de piedras preciosas, adornado con la S inicial que cayó del puño ensangrentado de Selena? ¿Quién era el médico de Monterrey que se hacía llamar asesor de Selena? María Celeste le ha seguido la pista al caso durante dos décadas y logro encajar las piezas de este rompecabezas. El secreto de Selena revela lo que realmente sucedió aquel lluvioso día de marzo.

"synopsis" may belong to another edition of this title.

About the Author:

María Celeste Arrarás es una periodista, ganadora de un premio Emmy en reconocimiento a su larga trayectoria profesional, cuyos programas en la cadena Telemundo Al Rojo Vivo con María Celeste y el Noticiero Telemundo alcanzan una audiencia diaria de aproximadamente 35 millones de televidentes en Estados Unidos y quince países de América Latina. Ha participado ocasionalmente como copresentadora invitada del Today Show de la cadena NBC y fue seleccionada por la revista Newsweek para aparecer en la portada de su edición dedicada a Las 20 mujeres más poderosas de la Próxima Generación. María Celeste es también la autora su autobiografía, Vive tu vida al rojo vivo: Secretos para triunfar en todo, y de un libro de cuentos para niños titulado El bastón mágico. La autora vive en Miami con sus tres hijos.

Excerpt. © Reprinted by permission. All rights reserved.:

Secreto De Selena (Selena’s Secret) CAPÍTULO 1

El 31 de marzo de 1995: Se apagó una estrella


—¡Le han disparado a Selena! —gritó alguien. Yo lo escuché cuando venía por un pasillo de Univision, poco después de las dos de la tarde. Iba camino a la sala de redacción del Departamento de Noticias de la cadena, donde están las oficinas de mi programa Primer Impacto. En un principio, entendí equivocadamente que la víctima del balazo había sido Selegna, una psíquica bastante conocida en Miami, que a menudo sale por televisión. De inmediato pensé que se trataba de una conspiración, de un plan organizado para acabar con psíquicos y astrólogos, pues hacía una o dos semanas, en esta misma ciudad, habían asesinado a tiros a una astróloga que tenía un programa de radio. A lo mejor se trataba de un asesino en serie molesto con su horóscopo. Ya la ciudad de Nueva York contaba con el llamado asesino del zodíaco, a quien bautizaron así después que amenazó con matar a una persona al comienzo de cada signo zodiacal. En fin, ésa es la manera lógica de llegar a conclusiones después de trabajar tantos años en un programa como el mío, en el que presentamos las noticias más insólitas del mundo.

Entré en la sala de noticias con la adrenalina a millón y les pedí a las productoras que contactaran de inmediato a Walter Mercado, el internacionalmente famoso astrólogo que está a cargo del segmento del horóscopo de nuestro show, para que nos diera su reacción ante lo que estaba pasando. Todas me miraron extrañadas, no sabían a qué yo me estaba refiriendo. María López, la productora ejecutiva de Primer Impacto, me había estado observando de lejos y sin yo tener que explicarme, supo lo que estaba pasando por mi mente. Parece que el cerebro de ella funciona de una manera parecida. Se me acercó para dejarme saber que yo había escuchado mal y poner en claro la verdadera identidad de la victima. “No es Selegna. Es Selena, la reina del Tex-Mex . . . y parece que la cosa es seria”.

Tan pronto como María terminó de pronunciar esas palabras, todos nos quedamos en silencio. Mis compañeros se habían enterado de la noticia apenas unos segundos antes que yo y todavía no se recuperaban. Selena había estado en nuestro programa varias veces como artista invitada, la última vez, hacía apenas tres semanas. Esta vez la víctima no era un nombre sin rostro, sino alguien que conocíamos. A todos nos caía bien porque a pesar de su fama nunca tenía actitudes de superestrella. Al contrario, era muy sencilla.

No había pasado un instante, cuando reaccionamos. ¡Había que interrumpir la programación de inmediato para dar a conocer el suceso! Nuestro compromiso profesional tenía prioridad, en ese momento, sobre cualquier sentir a nivel personal.

Una extraña electricidad se apoderó del grupo. Es esa corriente especial que azota a todo periodista cuando está frente a una noticia impactante. Un voltaje instantáneo que nos sirve de gasolina para trabajar largas horas con entusiasmo, sin importar el cansancio, ni el hambre. Ese día lo íbamos a necesitar.

Empujados por esa energía indescriptible, todos entramos en acción. En quince segundos yo estaba sentada en el escritorio del noticiero Univision, frente a las cámaras ubicadas en la misma sala de noticias. No me hubiese dado tiempo de correr al estudio donde se realiza Primer Impacto, al otro lado del edificio. Ante una noticia así no se puede desperdiciar ni un segundo más de lo estrictamente necesario. Mientras me ponía el micrófono a toda velocidad y me colocaba el IFB en la oreja, se hacían las gestiones para romper la programación. El IFB es un cable que nos permite escuchar instrucciones de la productora y del director, que se encuentran en la sala de control. Ese mágico aparato nos ha salvado la vida infinidad de veces cuando, como en este caso, entra una noticia de último momento y es necesario improvisar.

Recuerdo haber dado vuelta y ver a un ejército de personas pegadas al teléfono, buscando frenéticamente todos los detalles sobre lo que estaba pasando con Selena. Había una gran tensión. Estábamos corriendo contra el reloj, tratando de salir con la noticia antes que nadie. La meta era incluir la mayor cantidad de información posible en ese primer boletín. Sabíamos que Selena había sido baleada en un motel de Texas y que luego la habían llevado al hospital, donde estaba siendo operada de emergencia. Aparte de eso, todo era un misterio. No habían pasado ni diez minutos desde que primero escuché la noticia, hasta que salí al aire en vivo, para anunciar lo que habíamos confirmado hasta el momento: “Buenas tardes, les habla María Celeste Arrarás. Interrumpimos el programa que están viendo para informarles que Selena Quintanilla Pérez, la cantante del grupo Los Dinos, ha recibido un balazo y se encuentra en condición crítica en el Memorial Medical Center de Corpus Christi. En este preciso momento está siendo intervenida quirúrgicamente. Selena fue víctima del disparo en el motel Days Inn de esa ciudad, aún se desconocen los detalles del incidente. La información está entrando por cuentagotas. Tan pronto sepamos más sobre lo que pasó en el hospedaje y sobre el estado de salud de la cantante, regresamos con ustedes”. Lo logramos; fuimos los primeros. Normalmente, éso es motivo de celebración y orgullo, pues en el mundo de las noticias, tener credibilidad es lo más importante y eso sólo se consigue estando a la vanguardia, con la información más precisa. Pero en esta ocasión la victoria era agridulce porque la noticia no podía ser más triste, ni tocarnos más de cerca.

Terminado el boletín informativo, fui a mi computadora. Ni siquiera las agencias noticiosas, que le dan servicio a todos los medios, se habían enterado, pues todavía no había nada en los cables de prensa sobre lo que estaba pasando en Texas. Eso quería decir que le llevábamos una gran delantera a todo el mundo.

Los teléfonos de Univision no dejaban de sonar. La gente llamaba incrédula, con la esperanza de que le dijéramos que habíamos cometido un error. A estas alturas, ni siquiera nosotros imaginábamos que estábamos ante la noticia más importante del año para los hispanos.

Los miembros de nuestro equipo no daban abasto buscando videos de Selena, llamando al motel Days Inn, al hospital, a la casa de la cantante, a su boutique, a sus amigos, a sus parientes. Las informaciones eran contradictorias.

Volví a sentarme en el escritorio del Noticiero Univision. Otra vez me conecté a todos los aparatos de comunicación. Me puse a hacer apuntes sobre lo que sabía de la carrera musical de Selena. Quería estar preparada en caso de que hubiese algún desarrollo importante, y gracias a esa iniciativa, lo que vino a continuación no me tomó desprevenida. Pasaron un par de minutos, cuando la productora a cargo del programa ese día me informó: “Hay malas noticias, del hospital nos dicen que Selena está peor”. La vicepresidenta de noticias, Alina Falcón, dio órdenes para que interrumpiéramos nuevamente la programación regular. Fue una decisión trágicamente acertada. En el momento preciso en que abrí la boca para hablar sobre esta “noticia de último momento”, y cuando estaba a punto de decir que Selena estaba herida, la productora me confirmó al oído, justo a tiempo, lo que todos temíamos: “Está muerta”.

Esas dos palabras me dejaron fría por dentro, como si me hubiesen tirado encima un cubo de agua helada. Muchos sentimientos y pensamientos pasaron por mi mente en un milésimo de segundo. Aún así, reaccioné rápidamente. Ni mi cara, ni mis palabras me traicionaron. Me escuché a mi misma anunciar que Selena había fallecido.

Cuando terminó el boletín especial, lo primero que pensé fue en lo joven que era Selena. ¡Tenía sólo veintitrés años! ¿Qué pudo haber sucedido? Una ola de rumores entró de golpe en los próximos minutos. Escuchamos cosas terribles. Alguien oyó una conversación en la frecuencia de radio interna de la policía de Corpus Christi durante la cual unos oficiales decían que todo se debió a un triángulo amoroso entre Selena y el también casado cantante de música Tex-Mex Emilio Navaira. Supuestamente, la esposa de éste le había disparado a Selena tras sorprenderlos abrazados en el motel. El rumor se comentó en unas estaciones de radio, pero pronto se descartó como incierto. Luego, se rumoreó que la había matado su ayudante en un episodio con ciertos visos de lesbianismo. Nada dijimos de estas barbaridades hasta tener claro qué había sucedido. Nunca sucumbimos ante la tentación de repetir cosas a la ligera, sólo para agrandar la noticia. Por eso me siento orgullosa de que en nuestro programa nunca se dijo nada que no fuese estrictamente cierto. Mi equipo comparte esos valores periodísticos, y aunque hay quien dice que nuestro programa es sensacionalista, ese día probamos —una vez más— que, ante todo, Primer Impacto es responsable.

A media tarde, sí que extrañé a mi querida compañera de programa Myrka Dellanos-Loynaz. ¡Dio la casualidad que ese día estaba libre! Cuando hay dos presentadores, en una situación como ésta, la carga es mucho más llevadera. No sólo se divide el trabajo, sino que al momento de ir al aire con el programa en vivo, es mucho más fácil salir de un aprieto. Cuando ella y yo dialogamos, mientras una habla la otra piensa lo que va a decir, o escucha instrucciones por el IFB. Cuando es una persona sola, y es necesario improvisar porque hay un cambio de última hora o una nueva información, uno tiene que simultáneamente concentrarse en lo que está diciendo y escuchar las órdenes que le imparten al oído desde la sala de control. Creánme, es un arte escuchar y hablar al mismo tiempo, y que lo que uno está diciendo suene lógico y coherente. Es luego de años de entrenamiento, que se logra obtener esa habilidad.

En un momento dado recibimos la llamada de la reportera que habíamos enviado al motel Days Inn. Acababa de confirmar que a Selena le disparó la mujer que administraba su negocio de ropa. Su nombre era Yolanda Saldívar. Había más: en ese preciso momento, la sospechosa estaba parapetada dentro de una camioneta, en el estacionamiento del hospedaje. Tenía una pistola apuntando a su cabeza y amenazaba con matarse.

Las productoras se movilizaron. Buscaban conseguir a toda prisa un satélite desde Corpus Christi para sacar imágenes en vivo desde el Days Inn. Esta vez, para ahorrar tiempo, transportamos una cámara de televisión hasta mi escritorio, localizado en la misma sala de redacción, y desde allí transmitimos en vivo un boletín especial para dar a conocer la nueva información. Se vio tan dinámico, que hicimos los demás boletines desde el mismo sitio. Lo bueno de hacerlos desde allí era que tenía la computadora al alcance de la mano y podía seguir trabajando en el libreto para el programa de esa tarde. No tenía ni que moverme y si durante un boletín salía algún dato nuevo, podía leerlo directamente de la pantalla de mi computadora e incluirlo en esa transmisión.

Cuando faltaban unos pocos minutos para el comienzo de Primer Impacto, pasé por la sala de control, camino al estudio. Todo era una locura. Entraban tantos cables de prensa al mismo tiempo que la máquina que los imprime parecía una cascada de papel. Los teléfonos sonaban sin parar. El director impartía instrucciones. En las diferentes pantallas de televisión podía ver a una decena de nuestros reporteros preparándose para salir en vivo durante el programa. Esperaban su turno frente a la boutique de Selena en Corpus, frente a su tienda de San Antonio, en el hospital, frente a la casa de la cantante. Nuestro corresponsal en Los Ángeles ya tenía a varias personas en fila, esperando para dar su reaccción ante lo acontecido. María López atendía dos teléfonos a la vez, dando órdenes a cada uno de los bureaus de Primer Impacto en Texas que tenía en línea. Ella colgó abruptamente uno de los auriculares, dio un golpe sobre la mesa con su puño y le dijo a la persona que atendía en la otra llamada: “¡Quiero imágenes en vivo del parapetamiento, ahora mismo; tenemos que empezar con eso!”. Para hacer su trabajo, una productora ejecutiva debe tener un carácter fuerte y para nuestra suerte, a ella le sobra.

Caminé hasta el estudio, sabiendo que el libreto que tenía en la mano, y en el que había trabajado toda la tarde, tal vez no me serviría de nada. Programas así, no se pueden planificar, pues la noticia continúa desarrollándose. Una vez en el escritorio de Primer Impacto, respiré profundamente. Estaba lista para lo que me esperaba. Estos momentos de tensión e incertidumbre son los más emocionantes de nuestra profesión, y para mí, un reto fascinante. Es una pena que todo fuera a raíz de una pérdida tan grande, pero por desgracia casi siempre es así. Las noticias de envergadura son usualmente trágicas.

Al tope de la hora, abrimos la edición. Durante los titulares del programa, María me advirtió que teníamos un problema de sonido con la señal del satélite de Corpus. Si no lográbamos resolverlo a tiempo, empezaríamos con nuestro corresponsal en San Antonio. No era lo ideal, pero parecía no quedar otro remedio. Cuando comencé a hablar sobre los eventos de la tarde, me dijeron por el IFB que “alargara” porque estaban a punto de corregir el problema con la señal. “Alargar” es jerga televisiva para “improvisar”, para matar el tiempo hablando en lo que se resuelve un problema técnico. Ese es otro “arte” que hay que dominar frente a las cámaras. Por suerte, fue sólo cuestión de segundos. Tan pronto la productora me dijo las palabras mágicas: “Estamos listos, vamos con el motel” presenté a nuestra reportera apostada allí. Fue impresionante ver la escena en el Days Inn. Decenas de policías, armados hasta los dientes, rodeaban un vehículo. De lejos, apenas se podía distinguir a la pequeña mujer que estaba adentro.

En el área del parapetamiento la policía tenía a la prensa al márgen de lo que estaba pasando. Ahora entiendo por qué. Las negociaciones para que Yolanda Saldívar se entregara no avanzaban. Ella se mantenía en comunicación con los agentes a través de un teléfono celular que estaba instalado en la camioneta, pero en la otra mano seguía apretándo el revólver contra la sien. En más de una ocasión pidió que sacaran de allí las cámaras de televisión. Meses más tarde, durante el juicio en su contra, se supo verdaderamente cuán tensas y dramáticas fueron las conversaciones entre la sospechosa y los oficiales. Esa tarde, nadie imaginaba que Yolanda estaba haciendo declaraciones impactantes dentro de la camioneta y, menos aún, que todo estaba siendo grabado.

En el mismo Corpus Christi nos fuimos en vivo a otro local, con la conferencia de prensa de un personaje hasta ese momento poco conocido: Abraham Quintanilla, el padre de Selena. Quebrado por el dolor, manteniendo apenas la compostura, confirmó lo que ya sabíamos y respondió a las preguntas de algunos reporteros. Afirmó que la principal sospechosa era empleada de su hija y declaró que desde hacía un tiempo tenían problemas con ella porque les estaba robando. A simple vista todo parecía muy sencillo. La verdad, como verán, era mucho más complicada.

De ahí fuimos en vivo a otras partes de Texas y a California, donde la gente también lloraba por Selena. En la sala de control estaban maniobrando con todos los satélites, para sacarlos todos a tiempo sin que se acabara la “ventana” de tiempo que permite su transmisión. En otro segmento del programa hablamos en vivo con un afligido miembro de los Barrio Boyzz, el grupo musical hispano con el que Selena había grabado un video hacía poco. Lo localizamos en Puerto Rico. Su voz entrecortada hizo evidente que se acababa de enterar de la noticia.

En medio del corre y corre, un productor entró a la sala de control con un video exclusivo, nunca ...

"About this title" may belong to another edition of this title.

Buy New View Book
List Price: US$ 18.95
US$ 34.68

Convert Currency

Shipping: US$ 8.03
From United Kingdom to U.S.A.

Destination, Rates & Speeds

Add to Basket

Top Search Results from the AbeBooks Marketplace

1.

Maria Celeste Arraras
Published by Simon Aguilar (1997)
ISBN 10: 068483135X ISBN 13: 9780684831350
New Paperback Quantity Available: 1
Seller:
Revaluation Books
(Exeter, United Kingdom)
Rating
[?]

Book Description Simon Aguilar, 1997. Paperback. Book Condition: Brand New. 14th printing edition. 272 pages. Spanish language. 8.00x5.25x0.75 inches. In Stock. Bookseller Inventory # zk068483135X

More Information About This Seller | Ask Bookseller a Question

Buy New
US$ 34.68
Convert Currency

Add to Basket

Shipping: US$ 8.03
From United Kingdom to U.S.A.
Destination, Rates & Speeds

2.

Arraras, Maria Celeste
Published by Atria Books (1997)
ISBN 10: 068483135X ISBN 13: 9780684831350
New Paperback Quantity Available: 2
Seller:
Murray Media
(North Miami Beach, FL, U.S.A.)
Rating
[?]

Book Description Atria Books, 1997. Paperback. Book Condition: New. Never used!. Bookseller Inventory # P11068483135X

More Information About This Seller | Ask Bookseller a Question

Buy New
US$ 41.12
Convert Currency

Add to Basket

Shipping: US$ 1.99
Within U.S.A.
Destination, Rates & Speeds

3.

Maria Celeste Arraras
Published by Atria Books (1997)
ISBN 10: 068483135X ISBN 13: 9780684831350
New Paperback Quantity Available: 1
Seller:
Irish Booksellers
(Rumford, ME, U.S.A.)
Rating
[?]

Book Description Atria Books, 1997. Paperback. Book Condition: New. book. Bookseller Inventory # M068483135X

More Information About This Seller | Ask Bookseller a Question

Buy New
US$ 64.10
Convert Currency

Add to Basket

Shipping: FREE
Within U.S.A.
Destination, Rates & Speeds

4.

Maria Celeste Arraras
Published by Touchstone (1997)
ISBN 10: 068483135X ISBN 13: 9780684831350
New Paperback Quantity Available: 1
Seller:
Ergodebooks
(RICHMOND, TX, U.S.A.)
Rating
[?]

Book Description Touchstone, 1997. Paperback. Book Condition: New. Original. Bookseller Inventory # DADAX068483135X

More Information About This Seller | Ask Bookseller a Question

Buy New
US$ 71.40
Convert Currency

Add to Basket

Shipping: US$ 4.99
Within U.S.A.
Destination, Rates & Speeds