El Poder de Mantenerse Enfocado: Como dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza (Spanish Edition)

4.16 avg rating
( 4,101 ratings by Goodreads )
 
9781933499611: El Poder de Mantenerse Enfocado: Como dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza (Spanish Edition)
View all copies of this ISBN edition:
 
 

Two motivational speakers team up with an acclaimed "success coach" to lay out a battle plan for achieving all of life's personal, business, and financial goals.

"synopsis" may belong to another edition of this title.

About the Author:

Jack Canfieldis co-creator of theChicken Soupfor the Soul(r) series, which includesforty"New York Times"bestsellers, and coauthor of "The Success Principles: How to Get from Where You Are to Where You Want to Be". He is a leader inthe field of personal transformation andpeak performance and is currently CEO of the CanfieldTraining Group and Founder and Chairman ofthe Board of The Foundation for Self-Esteem. An internationally renownedcorporate trainer and keynote speaker, he lives in Santa Barbara, California.

Excerpt. Reprinted by permission. All rights reserved.:

Es­tra­te­gia de Con­cen­tra­ción #1


Sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán
el fu­tu­ro


'Es tan di­fí­cil cuan­do se ve a fu­tu­ro y tan sen­ci­llo cuan­do se ha­ce.'
― Ro­bert M. Pir­sig


Brent Vou­ri sa­bía que iba a mo­rir.
El se­ve­ro ata­que de as­ma ha­bía de­ge­ne­ra­do en el sín­dro­me de de­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria en el adul­to. En po­cas pa­la­bras, sus pul­mo­nes es­ta­ban ago­ta­dos por com­ple­to, del mis­mo mo­do que el mo­tor de un au­to cuan­do és­te se que­da sin acei­te.

Lo úl­ti­mo que re­cor­dó esa no­che fue el pi­so del hos­pi­tal el cual se apre­su­ra­ba a su en­cuen­tro; des­pués, obs­cu­ri­dad to­tal. El co­ma du­ró quin­ce días, du­ran­te los cua­les Brent per­dió pe­so has­ta llegar a 20 ki­los. Cuan­do des­per­tó, no pu­do ha­blar por otras dos se­ma­nas. No ha­cer­lo fue bue­no, por­que, por pri­me­ra vez en años, te­nía tiem­po pa­ra pen­sar. ¿Por qué se le ha­bía eva­po­ra­do la vi­da a los vein­te años? Los mé­di­cos que lo aten­die­ron ha­bían he­cho una la­bor mi­la­gro­sa pa­ra man­te­ner­lo con vi­da, cuan­do otros creían que no te­nía opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir.
Brent re­fle­xio­nó. El as­ma era par­te de su vi­da des­de que na­ció. Lo co­no­cían bien en el hos­pi­tal des­pués de nu­me­ro­sas vi­si­tas pa­ra
es­ta­bi­li­zar su en­fer­me­dad. A pe­sar de te­ner mu­cha ener­gía de ni­ño, nun­ca pu­do par­ti­ci­par en nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mo pa­ti­nar o ju­gar hoc­key. A los diez años, sus pa­dres se di­vor­cia­ron y to­das las frus­tra­cio­nes acu­mu­la­das ex­plo­ta­ron. Los años sub­se­cuen­tes fue­ron una es­pi­ral des­cen­den­te que lo lle­vó a con­su­mir dro­gas, abu­sar del al­co­hol y a fu­mar trein­ta ci­ga­rri­llos al día.

No ter­mi­nó de es­tu­diar y pa­sa­ba de un tra­ba­jo de me­dio tiem­po a otro. Aun­que su sa­lud em­peo­ra­ba po­co a po­co, él eli­gió ig­no­rar­la has­ta esa fa­tí­di­ca no­che en que su cuer­po di­jo 'no pue­do más'. Con tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar, lle­gó a es­ta con­clu­sión im­por­tan­te: 'Yo mismo me he puesto en es­ta si­tua­ción du­ran­te años de ele­gir mal'. Y decidió: ' Ya no más; quie­ro vi­vir'.

Po­co a po­co, Brent se fue for­ta­le­cien­do y pu­do sa­lir del hos­pi­tal. Des­pués, ela­bo­ró un plan pa­ra me­jo­rar su vi­da. Pri­me­ro, se ins­cri­bió en un pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co. Una de sus me­tas ini­cia­les era ga­nar­se una ca­mi­se­ta de pre­mio por ha­ber asis­ti­do a do­ce se­sio­nes. Lo lo­gró. Tres años des­pués era ins­truc­tor de ae­ró­bi­cos. Es­ta­ba to­man­do im­pul­so. Cin­co años des­pués com­pi­tió en el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de Ae­ró­bi­cos. Entre tanto, de­ci­dió pre­pa­rar­se más: pri­me­ro, ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to y gra­duar­se y lue­go es­for­zar­se mu­cho pa­ra en­trar a la uni­ver­si­dad.

Des­pués, él y un ami­go em­pe­za­ron su propia em­pre­sa pa­ra fa­bri­car ro­pa de­por­ti­va, Typ­hoon Sports­wear Ltd. (www.typ­hoons­ports­wear­.com), es­pe­cia­li­za­da en pro­du­cir pren­das de­por­ti­vas pa­ra ca­de­nas co­mer­cia­les. Ha­bien­do em­pe­za­do só­lo con cua­tro em­plea­dos, la com­pa­ñía re­cién ce­le­bró su ani­ver­sa­rio nú­me­ro 15.

Hoy en día, la em­pre­sa es una com­pa­ñía que pro­du­ce mi­llo­nes de dó­la­res y cuen­ta con se­sen­ta y seis em­plea­dos, así co­mo con una red de dis­tri­bu­ción in­ter­na­cio­nal que pro­vee a clien­tes muy im­por­tan­tes co­mo Ni­ke. Al de­ci­dir­se a ele­gir me­jor y te­ner me­jo­res há­bi­tos, Brent Vou­ri dio un gi­ro to­tal a su vi­da, ¡del ce­ro de ayer, al hé­roe de hoy!

¿No le pa­re­ce que la his­to­ria de Brent  es ins­pi­ra­do­ra?
Es­to es lo im­por­tan­te: la vi­da no só­lo su­ce­de. La vi­da con­sis­te en ele­gir, al igual que en có­mo reac­cio­nar an­te ca­da si­tua­ción. Si siem­pre eli­ge mal, con fre­cuen­cia le ocu­rri­rán de­sas­tres. Lo que eli­ja to­dos los días de­ter­mi­na en úl­ti­ma ins­tan­cia si us­ted se­rá ri­co o po­bre. De cual­quier for­ma, en la vi­da nun­ca se cie­rran por com­ple­to las puer­tas de las opor­tu­ni­da­des.

Ele­gir de ma­ne­ra co­he­ren­te es en lo cual se fun­da­men­tan sus há­bi­tos, co­mo ve­rá en las pá­gi­nas si­guien­tes. Sus há­bi­tos son muy im­por­tan­tes pa­ra la ma­ne­ra en que de­sa­rro­lla­rá el fu­tu­ro, lo cual in­clu­ye los há­bi­tos dia­rios en los ne­go­cios, así co­mo la va­rie­dad de con­duc­tas que ma­ni­fies­te en su vi­da per­so­nal. A lo lar­go del pre­sen­te li­bro en­con­tra­rá es­tra­te­gias que pue­de apli­car tan­to al tra­ba­jo co­mo al ho­gar. Su la­bor con­sis­te en re­vi­sar­las to­das y lle­var a la prác­ti­ca aque­llas que le ofrez­can ma­yo­res re­com­pen­sas. A pro­pó­si­to, to­das las es­tra­te­gias fun­cio­nan bien tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. Si no lo ha no­ta­do, uno de los avan­ces más es­ti­mu­lan­tes en el mer­ca­do ac­tual es el au­men­to ace­le­ra­do de mu­je­res em­pre­sa­rias.

En es­te ca­pí­tu­lo se pre­sen­tan los ele­men­tos más im­por­tan­tes re­la­cio­na­dos con los há­bi­tos. Pri­me­ro des­cu­bri­rá có­mo fun­cio­nan los há­bi­tos. Lue­go apren­de­rá a iden­ti­fi­car los ma­los há­bi­tos y có­mo cam­biar­los. Lo an­te­rior le per­mi­ti­rá re­vi­sar los há­bi­tos pro­pios y de­ter­mi­nar cuá­les son no­ci­vos. Por úl­ti­mo, le mos­tra­re­mos una fór­mu­la úni­ca pa­ra te­ner há­bi­tos pa­ra al­can­zar el éxi­to, una es­tra­te­gia sen­ci­lla pe­ro po­de­ro­sa que le ayu­da­rá a trans­for­mar sus ma­los há­bi­tos en há­bi­tos pa­ra al­can­zar el éxi­to. Usar es­ta téc­ni­ca ase­gu­ra­rá que se con­cen­tre en lo que sí fun­cio­na.


LAS PER­SO­NAS DE ÉXI­TO TIE­NEN HÁ­BI­TOS
PA­RA AL­CAN­ZAR EL ÉXI­TO

¡Las per­so­nas sin éxi­to no!

 


Có­mo fun­cio­nan los HÁ­BI­TOS


Sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro


¿Qué es un há­bi­to? En po­cas pa­la­bras, un há­bi­to es al­go que us­ted lle­va a ca­bo tan a me­nu­do que se vuel­ve fá­cil. Es de­cir, se tra­ta de una con­duc­ta que us­ted re­pi­te una y otra vez. Si per­sis­te en de­sa­rro­llar una con­duc­ta nue­va, la mis­ma se vuel­ve au­to­má­ti­ca.

Por ejem­plo, si apren­de a con­du­cir un au­to­mó­vil con trans­mi­sión es­tán­dar, las pri­me­ras lec­cio­nes, por lo ge­ne­ral, re­sul­tan in­te­re­san­tes. Uno de los gran­des de­sa­fíos es apren­der a sin­cro­ni­zar los pe­da­les del clutch y del ace­le­ra­dor pa­ra ha­cer cam­bios de ve­lo­ci­dad sua­ves. Si suel­ta el clutch de­ma­sia­do rá­pi­do, el au­to se de­tie­ne. Si pre­sio­na muy fuer­te el ace­le­ra­dor sin sol­tar el clutch el mo­tor ha­ce mu­cho rui­do pe­ro el au­to­mó­vil no se mue­ve. En oca­sio­nes el ve­hí­cu­lo brin­ca co­mo can­gu­ro, avan­zan­do y de­te­nién­do­se mien­tras el con­duc­tor no­va­to lu­cha con los pe­da­les. Sin em­bar­go, con la prác­ti­ca, los cam­bios de ve­lo­ci­dad se vuel­ven sua­ves y no se tie­ne si­quie­ra que pen­sar en ellos.


LES:
To­dos so­mos cria­tu­ras con há­bi­tos. En el ca­mi­no que re­co­rro de la ofi­ci­na a la ca­sa hay nue­ve se­má­fo­ros. Con fre­cuen­cia, lle­go a ca­sa y no re­cuer­do nin­gu­no de los se­má­fo­ros. Es co­mo si con­du­je­ra de ma­ne­ra in­cons­cien­te. Si mi es­po­sa me pi­de que me des­víe un po­co pa­ra re­co­ger al­go, no es di­fí­cil que lo ol­vi­de,  pues es­toy pro­gra­ma­do pa­ra to­mar la mis­ma ru­ta to­das las no­ches.
Lo bue­no es que us­ted pue­de pro­gra­mar­se de nue­vo en cual­quier mo­men­to que así lo de­see. Si tie­ne pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, es im­por­tan­te sa­ber­lo.


Di­ga­mos que quie­re ser in­de­pen­dien­te des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro. ¿No le pa­re­ce que va­le la pe­na re­vi­sar qué há­bi­tos tie­ne pa­ra ga­nar di­ne­ro? ¿Tie­ne el há­bi­to de pa­gar­se pri­me­ro ca­da mes? ¿Aho­rra e in­vier­te cuan­do me­nos el 10 por cien­to de sus in­gre­sos? La res­pues­ta es 'sí' o 'no'. De in­me­dia­to, pue­de dar­se cuen­ta si va en la di­rec­ción co­rrec­ta. Lo im­por­tan­te aquí es la cons­tan­cia, lo cual sig­ni­fi­ca que hay que aho­rrar e in­ver­tir ca­da mes. Ha­cer­lo ca­da mes es un buen há­bi­to. La ma­yo­ría de las per­so­nas son su­per­fi­cia­les cuan­do se tra­ta de ha­cer cre­cer su di­ne­ro. Son muy in­cons­tan­tes.

Su­pon­ga que ini­cia un pro­gra­ma de aho­rro e in­ver­sión. Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses sin fal­ta apar­ta el 10 por cien­to de acuer­do con el plan. Lue­go al­go su­ce­de. To­ma pres­ta­do el di­ne­ro pa­ra ir de va­ca­cio­nes y se di­ce a sí mis­mo que lo re­pon­drá en los me­ses si­guien­tes. Cla­ro que no lo ha­ce y el pro­gra­ma se de­tie­ne an­tes de si­quie­ra ha­ber co­men­za­do. A pro­pó­si­to, ¿sa­be us­ted lo fá­cil que es te­ner se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra? Em­pe­zan­do a los die­cio­cho años si in­vier­te cien dó­la­res al mes, con un in­te­rés anual del diez por cien­to, ten­drá más de 1.1 mi­llón de dó­la­res a la edad de se­sen­ta y cin­co años. In­clu­so, si em­pie­za has­ta los cua­ren­ta años, hay es­pe­ran­za, aun­que lo­grar­lo re­que­ri­rá más de un dó­lar dia­rio.

Lo an­te­rior re­ci­be el nom­bre de po­lí­ti­ca de no ha­cer ex­cep­cio­nes. En otras pa­la­bras, se com­pro­me­te a te­ner un fu­tu­ro fi­nan­cie­ro me­jor ca­da día. Es lo que dis­tin­gue a las per­so­nas que tie­nen di­ne­ro de las que no lo tie­nen. (En el ca­pí­tu­lo 9, 'Ac­tuar de ma­ne­ra de­ci­si­va', apren­de­rá mu­cho más so­bre có­mo acu­mu­lar ri­que­za.)

Vea­mos otra si­tua­ción. Si con­ser­var una sa­lud ex­ce­len­te es una de sus prio­ri­da­des, ha­cer ejer­ci­cio tres ve­ces a la se­ma­na pue­de ser el es­tán­dar mí­ni­mo pa­ra man­te­ner­se en for­ma. La po­lí­ti­ca de no ha­cer ex­cep­cio­nes im­pli­ca que man­ten­drá el há­bi­to de ejer­ci­tar­se sin im­por­tar qué su­ce­da, por­que us­ted va­lo­ra los be­ne­fi­cios a lar­go pla­zo.

Las per­so­nas que no le dan su­fi­cien­te im­por­tan­cia al cam­bio de­ja­rán de ha­cer­lo des­pués de unas cuan­tas se­ma­nas o me­ses. Y por lo ge­ne­ral tie­nen una lis­ta enor­me de ex­cu­sas de por qué no les fun­cio­nó. Si quie­re so­bre­sa­lir de en­tre las ma­sas y dis­fru­tar una for­ma de vi­da úni­ca, com­pren­da esto: sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro.

Es muy im­por­tan­te no ol­vi­dar que las per­so­nas con éxi­to no van a la de­ri­va ha­cia la ci­ma. Se re­quie­re que las ac­cio­nes es­tén en­fo­ca­das, dis­ci­pli­na personal y mu­cha ener­gía to­dos los días pa­ra ha­cer que las cosas su­ce­dan. Los há­bi­tos que us­ted ad­quie­ra a par­tir de es­te día de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro. Ri­co o po­bre, sa­no o en­fer­mo, sa­tis­fe­cho o no, fe­liz o in­fe­liz, us­ted es quien eli­ge, así que há­ga­lo con sa­bi­du­ría.
Sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán la ca­li­dad de su vi­da

En el pre­sen­te, mu­chas per­so­nas se preo­cu­pan por su for­ma de vi­da. Fra­ses co­mo 'es­toy bus­can­do una me­jor ca­li­dad de vi­da' o 'quie­ro ha­cer­me la vi­da más fá­cil' son muy co­mu­nes. Pa­re­ce que la pri­sa por al­can­zar el éxi­to eco­nó­mi­co y to­das las tram­pas que ello con­lle­va no son su­fi­cien­tes. Ser en ver­dad ri­co in­clu­ye no solamente una li­ber­tad fi­nan­cie­ra, si­no es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en­ri­que­ce­do­ras e im­por­tan­tes, me­jo­rar la sa­lud y dis­fru­tar de un buen equi­li­brio en­tre la pro­fe­sión y la vi­da per­so­nal.

Ali­men­tar el es­pí­ri­tu o el al­ma es tam­bién un re­qui­si­to vi­tal, lo cual re­quie­re tiem­po pa­ra ex­plo­rar y cre­cer. Es un pro­ce­so in­ter­mi­na­ble. Cuanto más apren­da de sí mis­mo (có­mo pien­sa, có­mo se sien­te, cuál es su ver­da­de­ra fi­na­li­dad y có­mo quie­re vi­vir), la vi­da le se­rá más flui­da.
En vez de só­lo tra­ba­jar mu­cho ca­da se­ma­na, em­pe­za­rá a ele­gir me­jor con ba­se en la in­tui­ción y por ins­tin­to sa­brá qué es lo co­rrec­to. Lo an­te­rior im­pli­ca un gra­do ma­yor de con­fian­za, del cual de­pen­de la ca­li­dad dia­ria de vi­da. En el ca­pí­tu­lo 10, 'Vi­vir con un propósito', le mos­tra­re­mos un sis­te­ma úni­co el cual ha­rá que to­do lo an­te­rior sea po­si­ble. Es una for­ma muy emo­cio­nan­te de vi­vir.
Por lo general, los re­sul­ta­dos de sus ma­los há­bi­tos no se ha­cen evi­den­tes sino de­ma­sia­do tar­de en la vi­da
Por fa­vor ase­gú­re­se de es­tar muy aler­ta an­tes de leer los si­guien­tes pá­rra­fos. Si no lo es­tá, éche­se agua fría en la ca­ra pa­ra que no se pier­da la im­por­tan­cia de es­te con­cep­to fun­da­men­tal.

Mu­chas per­so­nas van por la vi­da bus­can­do gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta. Com­pran co­sas que no pue­den pa­gar con cré­di­tos que se cu­bren en los pla­zos más lar­gos po­si­bles: au­to­mó­vi­les, mue­bles, apa­ra­tos do­més­ti­cos, sis­te­mas de en­tre­te­ni­mien­to o el 'ju­gue­te' más mo­der­no, só­lo por nom­brar al­gu­nos. Las per­so­nas con es­te há­bi­to tie­nen que ha­cer ma­la­ba­res con el di­ne­ro. Siem­pre hay otro pa­go el pró­xi­mo mes. Con fre­cuen­cia, lo an­te­rior da por resultado tra­ba­jar más ho­ras o to­mar otro em­pleo  pa­ra cum­plir con las fe­chas de pa­gos, lo cual pro­du­ce aún más ten­sión.

Lle­va­do al ex­tre­mo, si sus gas­tos cons­tan­te­men­te ex­ce­den sus in­gre­sos, ob­ten­drá un re­sul­ta­do úl­ti­mo: ¡se lla­ma ban­ca­rro­ta! Cuan­do se tie­ne un mal há­bi­to cró­ni­co, siem­pre hay con­se­cuen­cias. Es­to es lo que ne­ce­si­ta en­ten­der en rea­li­dad: siem­pre ha­brá con­se­cuen­cias. Le gus­te o no le gus­te. El he­cho es que si si­gue ha­cien­do las co­sas de cier­ta ma­ne­ra siem­pre ten­drá un re­sul­ta­do pre­de­ci­ble. Los há­bi­tos ne­ga­ti­vos pro­du­cen con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Los há­bi­tos pa­ra al­can­zar el éxi­to crean re­com­pen­sas po­si­ti­vas. Así es la vi­da.
Vea­mos al­gu­nos ejem­plos. Si quie­re dis­fru­tar de lon­ge­vi­dad, de­be te­ner há­bi­tos sa­lu­da­bles. Te­ner una bue­na nu­tri­ción, ha­cer ejer­ci­cio y ana­li­zar la lon­ge­vi­dad son im­por­tan­tes. ¿La rea­li­dad? La ma­yo­ría de la po­bla­ción en el mun­do oc­ci­den­tal es­tá pa­sa­da de pe­so, no ha­ce ejer­ci­cio y tie­ne ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios. ¿Có­mo se ex­pli­ca eso? De nue­vo, se tra­ta de la ac­ti­tud de vi­vir el mo­men­to, pen­san­do po­co o na­da en las con­se­cuen­cias. Cuan­do se tra­ta de la sa­lud, la lis­ta es muy lar­ga. Aquí hay un par de ele­men­tos: tra­ba­jar ca­tor­ce ho­ras al día sie­te días a la se­ma­na, le lle­va­rá a con­su­mir­se por com­ple­to. Al in­ge­rir co­mi­das rá­pi­das o ali­men­tos cha­ta­rra de pri­sa co­mo un há­bi­to dia­rio, la com­bi­na­ción de ten­sión y co­les­te­rol al­to hace que el ries­go de su­frir ata­ques car­dia­cos o in­far­tos sea mu­cho ma­yor. És­tas son con­se­cuen­cias que ame­na­zan la vi­da y aun así mu­chas per­so­nas ig­no­ran lo ob­vio y si­guen ade­lan­te, sin per­ca­tar­se de que una cri­sis muy gran­de pue­de en­con­trar­se a la vuel­ta de la es­qui­na.

Ob­ser­ve las re­la­cio­nes. El ma­tri­mo­nio tie­ne pro­ble­mas; ca­si el 50 por cien­to ter­mi­na en di­vor­cio. Si tie­ne el há­bi­to de no alimentar sus más importantes vínculos de tiem­po, ener­gía y amor, ¿có­mo es­pe­ra un re­sul­ta­do fe­liz?
Cuan­do se tra­ta de di­ne­ro, sus ma­los há­bi­tos pue­den con­du­cir­le a un ci­clo in­ter­mi­na­ble de tra­ba­jo en sus úl­ti­mos años, cuan­do es­ta­ría me­jor dis­fru­tan­do de más tiem­po li­bre pa­ra di­ver­tir­se.

©2008.Jack Canfield, Mark Victor Hansen, Les Hewitt. All rights reserved. Reprinted from El Poder de Mantenerse Enfocado. No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system or transmitted in any form or by any means, without the written permission of the publisher. Publisher: Health Communications, Inc., 3201 SW 15th Street , Deerfield Beach , FL 33442.

"About this title" may belong to another edition of this title.

Buy New View Book
List Price: US$ 24.95
US$ 49.83

Convert Currency

Shipping: FREE
Within U.S.A.

Destination, Rates & Speeds

Add to Basket

Other Popular Editions of the Same Title

9780757302305: El Poder de Mantenerse Enfocado: Como dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza (Spanish Edition)

Featured Edition

ISBN 10:  0757302300 ISBN 13:  9780757302305
Publisher: HCI Espanol, 2004
Softcover

Top Search Results from the AbeBooks Marketplace

1.

Canfield, Mark Hansen, and Les Hewitt
Published by FonoLibro Inc. (2008)
ISBN 10: 1933499613 ISBN 13: 9781933499611
New Quantity Available: 2
Seller:
Murray Media
(North Miami Beach, FL, U.S.A.)
Rating
[?]

Book Description FonoLibro Inc., 2008. Audio CD. Condition: New. Never used!. Seller Inventory # P111933499613

More information about this seller | Contact this seller

Buy New
US$ 49.83
Convert Currency

Add to Basket

Shipping: FREE
Within U.S.A.
Destination, Rates & Speeds