El Poder de Mantenerse Enfocado: Como dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza (Spanish Edition)

4.15 avg rating
( 3,543 ratings by GoodReads )
 
9781933499611: El Poder de Mantenerse Enfocado: Como dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza (Spanish Edition)

This book reveals the proven techniques thousands of people have used to attain all the money they wanted while living healthy, happy and balanced lives. The Power of Focus is a practical no-nonsense guide that shows how to reach business, personal and financial goals without getting burned in the process.

"synopsis" may belong to another edition of this title.

About the Author:

Jack Canfield is the #1 New York Times and USA Today best-selling author of the Chicken Soup for the Soul series. He is a professional speaker who has dedicated his live to enhancing the personal and professional development of others.

Mark Victor Hansen is the #1 New York Times and USA Today best-selling author of the Chicken Soup for the Soul series. He is a professional speaker who has dedicated his live to enhancing the personal and professional development of others.

Les Hewitt, creator of The Power of Focus concept, is an international workshop facilitator and popular motivational speaker. He founded The Achievers Coaching Program, which now includes 450 training programs operating in the United States, Canada and the United Kingdom. An active member of the Christian community, he is donating his portion of the proceeds of the book to a church building fund.

Excerpt. © Reprinted by permission. All rights reserved.:

Es­tra­te­gia de Con­cen­tra­ción #1


Sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán
el fu­tu­ro


'Es tan di­fí­cil cuan­do se ve a fu­tu­ro y tan sen­ci­llo cuan­do se ha­ce.'
? Ro­bert M. Pir­sig


Brent Vou­ri sa­bía que iba a mo­rir.
El se­ve­ro ata­que de as­ma ha­bía de­ge­ne­ra­do en el sín­dro­me de de­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria en el adul­to. En po­cas pa­la­bras, sus pul­mo­nes es­ta­ban ago­ta­dos por com­ple­to, del mis­mo mo­do que el mo­tor de un au­to cuan­do és­te se que­da sin acei­te.

Lo úl­ti­mo que re­cor­dó esa no­che fue el pi­so del hos­pi­tal el cual se apre­su­ra­ba a su en­cuen­tro; des­pués, obs­cu­ri­dad to­tal. El co­ma du­ró quin­ce días, du­ran­te los cua­les Brent per­dió pe­so has­ta llegar a 20 ki­los. Cuan­do des­per­tó, no pu­do ha­blar por otras dos se­ma­nas. No ha­cer­lo fue bue­no, por­que, por pri­me­ra vez en años, te­nía tiem­po pa­ra pen­sar. ¿Por qué se le ha­bía eva­po­ra­do la vi­da a los vein­te años? Los mé­di­cos que lo aten­die­ron ha­bían he­cho una la­bor mi­la­gro­sa pa­ra man­te­ner­lo con vi­da, cuan­do otros creían que no te­nía opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir.
Brent re­fle­xio­nó. El as­ma era par­te de su vi­da des­de que na­ció. Lo co­no­cían bien en el hos­pi­tal des­pués de nu­me­ro­sas vi­si­tas pa­ra
es­ta­bi­li­zar su en­fer­me­dad. A pe­sar de te­ner mu­cha ener­gía de ni­ño, nun­ca pu­do par­ti­ci­par en nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mo pa­ti­nar o ju­gar hoc­key. A los diez años, sus pa­dres se di­vor­cia­ron y to­das las frus­tra­cio­nes acu­mu­la­das ex­plo­ta­ron. Los años sub­se­cuen­tes fue­ron una es­pi­ral des­cen­den­te que lo lle­vó a con­su­mir dro­gas, abu­sar del al­co­hol y a fu­mar trein­ta ci­ga­rri­llos al día.

No ter­mi­nó de es­tu­diar y pa­sa­ba de un tra­ba­jo de me­dio tiem­po a otro. Aun­que su sa­lud em­peo­ra­ba po­co a po­co, él eli­gió ig­no­rar­la has­ta esa fa­tí­di­ca no­che en que su cuer­po di­jo 'no pue­do más'. Con tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar, lle­gó a es­ta con­clu­sión im­por­tan­te: 'Yo mismo me he puesto en es­ta si­tua­ción du­ran­te años de ele­gir mal'. Y decidió: ' Ya no más; quie­ro vi­vir'.

Po­co a po­co, Brent se fue for­ta­le­cien­do y pu­do sa­lir del hos­pi­tal. Des­pués, ela­bo­ró un plan pa­ra me­jo­rar su vi­da. Pri­me­ro, se ins­cri­bió en un pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co. Una de sus me­tas ini­cia­les era ga­nar­se una ca­mi­se­ta de pre­mio por ha­ber asis­ti­do a do­ce se­sio­nes. Lo lo­gró. Tres años des­pués era ins­truc­tor de ae­ró­bi­cos. Es­ta­ba to­man­do im­pul­so. Cin­co años des­pués com­pi­tió en el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de Ae­ró­bi­cos. Entre tanto, de­ci­dió pre­pa­rar­se más: pri­me­ro, ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to y gra­duar­se y lue­go es­for­zar­se mu­cho pa­ra en­trar a la uni­ver­si­dad.

Des­pués, él y un ami­go em­pe­za­ron su propia em­pre­sa pa­ra fa­bri­car ro­pa de­por­ti­va, Typ­hoon Sports­wear Ltd. (www.typ­hoons­ports­wear­.com), es­pe­cia­li­za­da en pro­du­cir pren­das de­por­ti­vas pa­ra ca­de­nas co­mer­cia­les. Ha­bien­do em­pe­za­do só­lo con cua­tro em­plea­dos, la com­pa­ñía re­cién ce­le­bró su ani­ver­sa­rio nú­me­ro 15.

Hoy en día, la em­pre­sa es una com­pa­ñía que pro­du­ce mi­llo­nes de dó­la­res y cuen­ta con se­sen­ta y seis em­plea­dos, así co­mo con una red de dis­tri­bu­ción in­ter­na­cio­nal que pro­vee a clien­tes muy im­por­tan­tes co­mo Ni­ke. Al de­ci­dir­se a ele­gir me­jor y te­ner me­jo­res há­bi­tos, Brent Vou­ri dio un gi­ro to­tal a su vi­da, ¡del ce­ro de ayer, al hé­roe de hoy!

¿No le pa­re­ce que la his­to­ria de Brent  es ins­pi­ra­do­ra?
Es­to es lo im­por­tan­te: la vi­da no só­lo su­ce­de. La vi­da con­sis­te en ele­gir, al igual que en có­mo reac­cio­nar an­te ca­da si­tua­ción. Si siem­pre eli­ge mal, con fre­cuen­cia le ocu­rri­rán de­sas­tres. Lo que eli­ja to­dos los días de­ter­mi­na en úl­ti­ma ins­tan­cia si us­ted se­rá ri­co o po­bre. De cual­quier for­ma, en la vi­da nun­ca se cie­rran por com­ple­to las puer­tas de las opor­tu­ni­da­des.

Ele­gir de ma­ne­ra co­he­ren­te es en lo cual se fun­da­men­tan sus há­bi­tos, co­mo ve­rá en las pá­gi­nas si­guien­tes. Sus há­bi­tos son muy im­por­tan­tes pa­ra la ma­ne­ra en que de­sa­rro­lla­rá el fu­tu­ro, lo cual in­clu­ye los há­bi­tos dia­rios en los ne­go­cios, así co­mo la va­rie­dad de con­duc­tas que ma­ni­fies­te en su vi­da per­so­nal. A lo lar­go del pre­sen­te li­bro en­con­tra­rá es­tra­te­gias que pue­de apli­car tan­to al tra­ba­jo co­mo al ho­gar. Su la­bor con­sis­te en re­vi­sar­las to­das y lle­var a la prác­ti­ca aque­llas que le ofrez­can ma­yo­res re­com­pen­sas. A pro­pó­si­to, to­das las es­tra­te­gias fun­cio­nan bien tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. Si no lo ha no­ta­do, uno de los avan­ces más es­ti­mu­lan­tes en el mer­ca­do ac­tual es el au­men­to ace­le­ra­do de mu­je­res em­pre­sa­rias.

En es­te ca­pí­tu­lo se pre­sen­tan los ele­men­tos más im­por­tan­tes re­la­cio­na­dos con los há­bi­tos. Pri­me­ro des­cu­bri­rá có­mo fun­cio­nan los há­bi­tos. Lue­go apren­de­rá a iden­ti­fi­car los ma­los há­bi­tos y có­mo cam­biar­los. Lo an­te­rior le per­mi­ti­rá re­vi­sar los há­bi­tos pro­pios y de­ter­mi­nar cuá­les son no­ci­vos. Por úl­ti­mo, le mos­tra­re­mos una fór­mu­la úni­ca pa­ra te­ner há­bi­tos pa­ra al­can­zar el éxi­to, una es­tra­te­gia sen­ci­lla pe­ro po­de­ro­sa que le ayu­da­rá a trans­for­mar sus ma­los há­bi­tos en há­bi­tos pa­ra al­can­zar el éxi­to. Usar es­ta téc­ni­ca ase­gu­ra­rá que se con­cen­tre en lo que sí fun­cio­na.


LAS PER­SO­NAS DE ÉXI­TO TIE­NEN HÁ­BI­TOS
PA­RA AL­CAN­ZAR EL ÉXI­TO

¡Las per­so­nas sin éxi­to no!

 


Có­mo fun­cio­nan los HÁ­BI­TOS


Sus há­bi­tos de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro


¿Qué es un há­bi­to? En po­cas pa­la­bras, un há­bi­to es al­go que us­ted lle­va a ca­bo tan a me­nu­do que se vuel­ve fá­cil. Es de­cir, se tra­ta de una con­duc­ta que us­ted re­pi­te una y otra vez. Si per­sis­te en de­sa­rro­llar una con­duc­ta nue­va, la mis­ma se vuel­ve au­to­má­ti­ca.

Por ejem­plo, si apren­de a con­du­cir un au­to­mó­vil con trans­mi­sión es­tán­dar, las pri­me­ras lec­cio­nes, por lo ge­ne­ral, re­sul­tan in­te­re­san­tes. Uno de los gran­des de­sa­fíos es apren­der a sin­cro­ni­zar los pe­da­les del clutch y del ace­le­ra­dor pa­ra ha­cer cam­bios de ve­lo­ci­dad sua­ves. Si suel­ta el clutch de­ma­sia­do rá­pi­do, el au­to se de­tie­ne. Si pre­sio­na muy fuer­te el ace­le­ra­dor sin sol­tar el clutch el mo­tor ha­ce mu­cho rui­do pe­ro el au­to­mó­vil no se mue­ve. En oca­sio­nes el ve­hí­cu­lo brin­ca co­mo can­gu­ro, avan­zan­do y de­te­nién­do­se mien­tras el con­duc­tor no­va­to lu­cha con los pe­da­les. Sin em­bar­go, con la prác­ti­ca, los cam­bios de ve­lo­ci­dad se vuel­ven sua­ves y no se tie­ne si­quie­ra que pen­sar en ellos.


LES:
To­dos so­mos cria­tu­ras con há­bi­tos. En el ca­mi­no que re­co­rro de la ofi­ci­na a la ca­sa hay nue­ve se­má­fo­ros. Con fre­cuen­cia, lle­go a ca­sa y no re­cuer­do nin­gu­no de los se­má­fo­ros. Es co­mo si con­du­je­ra de ma­ne­ra in­cons­cien­te. Si mi es­po­sa me pi­de que me des­víe un po­co pa­ra re­co­ger al­go, no es di­fí­cil que lo ol­vi­de,  pues es­toy pro­gra­ma­do pa­ra to­mar la mis­ma ru­ta to­das las no­ches.
Lo bue­no es que us­ted pue­de pro­gra­mar­se de nue­vo en cual­quier mo­men­to que así lo de­see. Si tie­ne pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, es im­por­tan­te sa­ber­lo.


Di­ga­mos que quie­re ser in­de­pen­dien­te des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro. ¿No le pa­re­ce que va­le la pe­na re­vi­sar qué há­bi­tos tie­ne pa­ra ga­nar di­ne­ro? ¿Tie­ne el há­bi­to de pa­gar­se pri­me­ro ca­da mes? ¿Aho­rra e in­vier­te cuan­do me­nos el 10 por cien­to de sus in­gre­sos? La res­pues­ta es 'sí' o 'no'. De in­me­dia­to, pue­de dar­se cuen­ta si va en la di­rec­ción co­rrec­ta. Lo im­por­tan­te aquí es la cons­tan­cia, lo cual sig­ni­fi­ca que hay que aho­rrar e in­ver­tir ca­da mes. Ha­cer­lo ca­da mes es un buen há­bi­to. La ma­yo­ría de las per­so­nas son su­per­fi­cia­les cuan­do se tra­ta de ha­cer cre­cer su di­ne­ro. Son muy in­cons­tan­tes.

Su­pon­ga que ini­cia un pro­gra­ma de aho­rro e in­ver­sión. Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses sin fal­ta apar­ta el 10 por cien­to de acuer­do con el plan. Lue­go al­go su­ce­de. To­ma pres­ta­do el di­ne­ro pa­ra ir de va­ca­cio­nes y se di­ce a sí mis­mo que lo re­pon­drá en los me­ses si­guien­tes. Cla­ro que no lo ha­ce y el pro­gra­ma se de­tie­ne an­tes de si­quie­ra ha­ber co­men­za­do. A pro­pó­si­to, ¿sa­be us­ted lo fá­cil que es te­ner se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra? Em­pe­zan­do a los die­cio­cho años si in­vier­te cien dó­la­res al mes, con un in­te­rés anual del diez por cien­to, ten­drá más de 1.1 mi­llón de dó­la­res a la edad de se­sen­ta y cin­co años. In­clu­so, si em­pie­za has­ta los cua­ren­ta años, hay es­pe­ran­za, aun­que lo­grar­lo re­que­ri­rá más de un dó­lar dia­rio.

Lo an­te­rior re­ci­be el nom­bre de po­lí­ti­ca de no ha­cer ex­cep­cio­nes. En otras pa­la­bras, se com­pro­me­te a te­ner un fu­tu­ro fi­nan­cie­ro me­jor ca­da día. Es lo que dis­tin­gue a las per­so­nas que tie­nen di­ne­ro de las que no lo tie­nen. (En el ca­pí­tu­lo 9, 'Ac­tuar de ma­ne­ra de­ci­si­va', apren­de­rá mu­cho más so­bre có­mo acu­mu­lar ri­que­za.)

Vea­mos otra si­tua­ción. Si con­ser­var una sa­lud ex­ce­len­te e...

"About this title" may belong to another edition of this title.

(No Available Copies)

Search Books:



Create a Want

If you know the book but cannot find it on AbeBooks, we can automatically search for it on your behalf as new inventory is added. If it is added to AbeBooks by one of our member booksellers, we will notify you!

Create a Want